¿Porque películas y no videos? Pues, porque las películas cuentan historias, Historias de vida, de amor, historias que mueven el mundo.

Nos gusta contar historias, la historia de una pareja que decide casarse, la historia de un bebé muy esperado, la historia de ese ejecutivo joven y exitoso, que recibirá su historia contada por amigos, como un único y particular regalo de cumpleaños. Son historias que conmueven. Historia que compartidas crecen. Por ejemplo, la historia  del patriarca de la familia, de ese gran abuelo que erigió el negocio familiar, y que probablemente ya no esté cuando los nietos tengan la edad de entender la magnitud de su obra. Películas que saben a vida, eso es lo que hacemos.